boton compra

 

CROMAÑÓN: TIEMPO DE ESTAR EN EL OBELISCO

A 12 años de la tragedia de Cromañón que ocasionó 194 muertes en la noche del 30 de diciembre, la agrupación No Nos Cuente Cromañón convoca a un acto en el que se realizará un homenaje a las víctimas y sobrevivientes. Habla Luis Lamas, baterista de Ojos Locos, que tocó esa noche en el boliche de Once.

Viernes, 30 Diciembre 2016 | Por 

“Bajo la consigna de este año llamada «tiempo de estar», desde las 18 se realizará un acto en el Obelisco en el que se homenajeará a las víctimas y a los sobrevivientes de Cromañón”, dice Luis Lamas, sobreviviente de la tragedia y baterista de Ojos Locos, la banda que aquel 30 de diciembre de 2004 abrió el show de Callejeros en el boliche de Once y hoy tocará nuevamente en la 9 de Julio. Además se anuncia la presencia de otros grupos como La Perra Que Los Parió y Los Gardelitos ─en formato acústico─. “No se trata de un festival, sino de un acto”, explica Luis. “Por eso habrá distintos oradores y, como siempre, denunciaremos a los principales responsables de esta tragedia más allá de lo que haya dicho la Justicia, que a nuestro entender ha sido funcional a los intereses empresariales y políticos, cortando el hilo por lo más delgado, encerrando a los músicos y no a los verdaderos responsables. Trataremos de concientizar contando nuestras experiencias y con la verdad como estandarte.”
─¿Cómo surge la idea de organizar este acto?
─La gente de No Nos Cuente Cromañón viene haciendo un gran trabajo todos estos años no solo en diferentes ciudades de la Argentina, sino también en países limítrofes. Han realizado actos en Chile, Uruguay, México y Brasil. En esta oportunidad el evento se subvenciona con la venta de remeras que hacen alusión a letras de Callejeros o consignas vinculadas a la causa. Lo bueno es que este año ya se ha superado el pedido habitual previo de 400 remeras. Llevan más de 1200 vendidas en todo el mes.
─¿Cuál es la primera imagen que se te viene a la cabeza cuando recordás la noche del 30 de diciembre de 2004?
-Lo primero es la angustia de un vacío, de algo que se truncó y no pudo ser. A partir de esa noche, la vida de todos los que estuvimos ahí cambió. Siento angustia por los chicos que perdieron la vida o a sus seres queridos. Son esos días de tormenta en los que asoma el sol y vuelve a desatarse la tormenta. Es algo muy difícil de explicar. Siempre trato de canalizar esa experiencia y lo que pasa con mis sentimientos colaborando y aportando un granito de arena para que no ocurra otro Cromañón.
─Como músico que sigue tocando por los boliches de todo el país, ¿crees que en estos doce años aprendimos algo después de Cromañón?
─Yo lo que veo es que ahora el público está más concientizado y se da cuenta de que si no nos cuidamos nosotros, no nos cuida nadie. Ahora la gente observa más cómo es el lugar al que va a ver a una banda o está atenta a las salidas de emergencia, algo que antes de Cromañón no pasaba porque uno lo único en que pensaba era en divertirse y pasar una noche extraordinaria. Después no sé si habrán aprendido algo los productores o los funcionarios del gobierno, porque ocurrieron otras tragedias como la de la bengala en el recital de La Renga o lo de las muertes en la fiesta Time Warp. Se supone que detrás de un lugar habilitado hay inspectores que han inspeccionado el lugar, ¿no?.
─Este aniversario tiene un condimento distinto porque encuentra a los músicos de Callejeros detenidos en un penal, ¿cuál es tu sensación?
─Eso me genera una amargura terrible. Es una injusticia permanente que me da vueltas en la cabeza. Yo voy a visitar a Pato y a Cristian todas las semanas, y no puedo creer que el Tribunal haya dado vuelta la causa a través de Casación y condene sin tener ni una prueba a chicos que salieron a tocar para sus amigos y su familia, que fueron absueltos en un juicio que duró un año y por el que pasaron 400 testigos. Hay algunos puntos de la causa que han sido instalados por los medios y no se han podido probar. De algún modo, han triunfado.
─Recién decías que visitabas con frecuencia a Pato y a Cristian, ¿cómo están ellos en estos días?
─Tengo la suerte de poder visitarlos todas las semanas y ver que están bien, muy enteros, afrontando esta situación. Están al tanto de todo lo que está pasando y les llega el cariño que les transmite la gente. Ocupar el tiempo en una cárcel es algo terrible, y eso se potencia aún más en ellos porque son inocentes. Cada vez que voy a verlos paso un día ahí adentro y cuando salgo me voy con la cabeza revoloteando en un montón de lados. Están lejos de su familia. Pato, por ejemplo, ve al hijo cada 15 días.
─Teniendo en cuenta el tratamiento que estaba realizando Pato, ¿cómo está de salud y ánimo?
─Pato ya estuvo preso más de dos años y ahora van diez meses más. En todo ese tiempo te encontrás con todo tipo de estados de ánimo. Pero está fuerte, poniéndole el pecho a una situación difícil porque él sabe que no tuvo nada que ver para que pasara esa tragedia, al igual que Cristian. De hecho, Pato entró y salió muchas veces del lugar para tratar de que el número de víctimas fuera menor. En las fotos de esa noche podés verlo tanto a él como a Cristian y a su padre sacando gente. Están muy enteros porque saben que son inocentes y que van a ir hacia donde los lleve la verdad. El tiempo dirá.

Edición Nº 35 (desde el 29/11 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


Mavirock Revista - CROMAÑÓN: TIEMPO DE ESTAR EN EL OBELISCOMavirock Revista - CROMAÑÓN: TIEMPO DE ESTAR EN EL OBELISCOMavirock Revista - CROMAÑÓN: TIEMPO DE ESTAR EN EL OBELISCO
March 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

logomavi3