boton compra

 

ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #4

Día #3, comenzó el festival más importante del mundo

Sábado, 27 Junio 2015 | Por  Alfredo Rosso

Viernes 26 de junio, Glastonbury, Inglaterra

Bueno, sí, hubo de todo: un sol abrasador y una metralla de chaparrones que trajo el barro sin el cual Glastonbury no es del todo Glastonbury… Archivar las zapatillas y sacar afuera las botas Wellies y los ponchos impermeables a cinco libras por cabeza. Pero, lo más importante, también hubo de todo en lo que más importa: la música.
Desde temprano resultó obvio que la acción diurna iba a tener un peso importante en los escenarios John Peel Stage y The Park, que es donde se concentran los artistas que prometen pero que aún tienen que recorrer cierto camino antes de entrar en la masividad. Y en este sentido, por lo visto, a PEOPLE le falta muy poco para entrar en las grandes ligas. Tienen un rock frontal típico de Oasis, la desfachatez de los primeros Kinks y un glamour como el de Suede. Carismáticos, sexys, muy conscientes de que este es su momento, People tuvo a la gente que llenó la Peel Stage comiendo de su mano desde el tema uno.


Mientras tanto, en la Pyramid Stage, unos renovados ALABAMA SHAKES daban una lección de soul moderno, baladas al mejor estilo Etta James y hasta funk; uno de los grandes momentos de un día que iba a tener a una gran diva como MARY J. BLIGE, apenas un rato más tarde. El escenario principal pocas veces tuvo un repertorio tan ecléctico, porque antes del final del día iban a pasar los MOTÖRHEAD, bien calibrados y bien festejados, la inesperada presencia de THE LIBERTINES, que puso a la audiencia de excelente humor, ya que Peter Doherty y Carl Bârat tiene ya status de leyendas urbanas, y –sobre todo- FLORENCE AND THE MACHINE. Florence demostró que encabezar la Pyramid Stage no solamente no le quedaba grande sino que era capaz de montar una actuación de esas que permanecen en la memoria por mucho tiempo. Florence realmente es una artista que se alimenta del escenario, vive el show como si su vida y su destino dependieran de ello. Así, ante 120 mil, consiguió crear una sensación de intimidad indescriptible. No solo por el hecho, ya común, de que sus temas fueron coreados por toda la multitud, sino por la obvia identificación personal que los fans sienten con ella. Una cita especial merece su despliegue escénico: corrió de lado a lado, bajó para estar entre la gente y hasta recibió un collar de flores de una fan que se le parecía increíblemente.


Mientras tanto, el escenario The Park, allá arriba en la colina, confirmó que es uno de los espacios más “hot” de Glastonbury desde su creación, unos pocos años atrás. Esto es así porque se ha convertido en el escenario por excelencia del repertorio rockero más experimental. Este viernes lo confirmó BENJAMIN BOOKER con su grupo, un curioso trío que abreva de influencias tan variadas como la Jimi Hendrix Experience y el jazz-rock experimental de James Blood Ulmer pero, a la vez, su mezcla de estilos tiene una curiosa accesibilidad. Imposible prever si su música no-concesiva tendrá el alcance masivo que merece pero este trío tiene un gran músculo musical y lo demuestra.
Buen repertorio también en The Other Stage, el escenario número dos del festival, por donde pasaron unos renovados VACCINES, más aplomados y estrenando un repertorio más maduro que los puede conducir finalmente a ese tipo de éxito que los viene rondando sin terminar de atraparlos. EVERYTHING EVERYTHING me sorprendió con su hábil despliegue de “soul de ojos azules”, como solía denominarse en otras épocas políticamente incorrectas al soul “blanco”. Rasgos de Simply Red, alguna pizca de Three Dog Night, muy buenas voces y una cuidada presentación escénica, hasta en los trajes que se complementan. El show más popular, en el sentido cabal de la palabra, fue el de los escoceses THE CRIBS, una verdadera “banda de la gente”, puro sudor y despliegue guitarrero.


Pero además de los juicios objetivos, todos tenemos en un rincón del corazón, algo que “nos puede”. En este caso fue para mí el pasar por el escenario Avalon para ver a LULU. Sí, aquella misma chica que en los ’60 reventó los charts con “Shout” desató una verdadera fiesta rockera y baladística en poco más de una hora. Me tocó, además, una fibra íntima, ya que recuerdo a mi profesora de inglés del secundario, en aquel entonces Miss Copello, que en una actitud absolutamente revolucionaria para tiempos de claustros rígidos y dictaduras militares, llevaba discos de pop para ayudar en la enseñanza del idioma. Cuarenta y siete años atrás, conocí a Lulu gracias a ella y al tema “To sir with love”, cuya letra nos enseñó a cantar a los de segundo primera del Carlos Pellegrini. Vaya mi homenaje y gratitud para ella, otra de esas personas que me hicieron amar la música. Y creo que es una buena forma para cerrar esta entrada. Hoy sábado, se viene otra jornada con todo en Glastonbury y yo, personalmente, tengo mi as en la manga: quiero ver especialmente a THE WATERBOYS y a la cantautora australiana COURTNEY BARNETT… y por supuesto, a esa leyenda llamada THE FALL. La seguimos pronto.

Edición Nº 36 (desde el 6/5 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #4Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #4Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #4
May 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

logomavi3