boton compra

 

ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #5

Día #4: Father John Misty, Mavis Staples y The Waterboys. Esperando el gran cierre con The Who y Patti Smith.

Domingo, 28 Junio 2015 | Por  Alfredo Rosso

Sábado 27 de junio, Glastonbury

¿Qué tienen en común el ex cantante de una notable banda de la era del Britpop; una leyenda del góspel y un cantautor de la nueva camada? Que los tres aparecieron en la misma tarde en el escenario más “hip” de Glastonbury: The Park.

MAVIS STAPLES, miembra del colosal grupo góspel The Staples Singles, simplemente fue impresionante. Su vigor y simpatía, la justeza y compenetración de la banda que la acompaña, tanto vocal como instrumentalmente, la convicción que pone en las estrofas de sus canciones puso un toque de excelencia y de emoción en la tarde/noche de un sábado excepcional. Un rato antes, FATHER JOHN MISTY llenó el mismo espacio con canciones de dulce tono confesional pero, cuando uno se las imagina rodeadas de un suave marco letárgico y acústico, se sorprende al ver que el ex Fleet Foxes tiene una banda eléctrica que rockea de lo lindo. A todo esto, lo del ex Supergrass GAZ COOMBES es una apuesta valiente dentro del rubro de rock con aristas pop, porque sus canciones no tienen estribillos como tales. Son más bien excursiones donde los tempos y los climas pueden cambiar repentinamente, como lo demuestran varios ejemplos de su reciente álbum “Matador”, que ayer fue un importante disparador de su set, muy bien recibido tanto por el público adicto como por los neófitos.

Un rato antes, otra leyenda, en este caso de la era del Brill Building, el gran compositor BURT BACHARACH, el que tantos hits acuñara junto a Hal David, pisó el escenario de la Pyramid Stage para un desfile de clásicos que incluyó “Anyone who had a heart”, “Anyday now”, “My little red book” (sí, el mismo tema que luego grabó Love), “What’s new Pussycat?” y –inevitablemente- un “Raindrops keep falling on my head” coreado por miles de gargantas que seguramente desearon que el título de aquel tremendo hit no se les volviera profético. Provisto de sólido grupo, con vocalistas masculinos y femeninos, Burt se dio igualmente el gusto de acercar su cascada voz al micrófono para algunas de las estrofas y derrochó bonhomía durante la hora y pico que duró su recital. Lo dejé en el último tema para correr la considerable distancia que separa la Pyramid del West Holst Stage y valió la pena porque pude capturar los temas finales de GREGORY PORTER, un notable cantante de soul y rhythm and blues en la tradición de Otis Redding y Marvin Gaye. Los tiempos son distintos y las comparaciones, odiosas, pero Porter tiene clase y la estampida final de un considerable grupo de gente, con vinilos y CDs en mano para que el artista los firme en el stand de la revista Songlines, da la prueba que lo suyo tiene cada vez más fans.

Volviendo a The Park, no solo la zona tiene la mejor música, sino también los mejores licuados reconstituyentes, porque no solo de música se alimenta el hombre. Tras una exótica combinación de banana, maca, leche de coco y otras delicias, me sentí justo en el temperamento exacto para ver a otro capo: Howe Gelb con su versión actual de GIANT SAND, que no tiene nada que envidiarle a aquella de los días en que estaban sus viejos colegas, hoy artífices de Calexico. Su sólido rock con aristas de blues y de country, sin olvidar el toque existencial del desierto de Arizona donde sentó sus reales la banda, hicieron otra de las delicias del sábado, que tuvo para mí un gran final con la presencia de los MOODY BLUES, una leyenda de los años ’60. Sí, los mismos de “Nights in white satin”, haciendo un repertorio de viejas joyas, pero también de nuevas composiciones como para demostrar que no son simplemente un ejercicio en nostalgia. Como dando su bendición a esta inusual aparición, el mismísimo organizador del festival, Michael Eavis (una leyenda en sí mismo) subió al escenario para saludarlos, acompañado de una pandereta que sacudió con buen ritmo.

Un párrafo final para el exquisito, elegante show de THE WATERBOYS. Estrenan gran disco nuevo, “Modern blues”, pero eso no impidió que Mike Scott, cantante, compositor y líder, se sentase al piano para una versión del clásico “The whole of the moon”, que cantó todo el mundo. Y me saqué la bronca por haberme perdido a THE STRYPES en el Roxy y le doy la razón a Andrea Alvarez cuando alabó la potencia rockera y las ganas de pasarle por encima a lo que venga de estos pibes irlandeses que no llegan a los veinte años y que ya dominan a la perfección el lexicón del rhythm and blues y del punk. Me recordaron por momentos a los jóvenes Dr. Feelgood y eso, ciertamente, es el mejor elogio que puedo brindarles.

Se viene el día final de Glastonbury. Se vienen The Who, Patti Smith, Donovan, Future Islands, Belle & Sebastian… y algunos dicen que hasta el Dalai Lama hará una visita para visitar los Green Fields y el sacro círculo de piedras que corona las colinas de Glastonbury. En unas horas la seguimos…

Edición Nº 35 (desde el 29/11 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #5Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #5Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #5
February 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28

logomavi3