boton compra

 

GLASTONBURY Y BREXIT, HORA 0

Segundo informe desde Londres. Por Alfredo Rosso.

Lunes, 27 Junio 2016 | Por  Alfredo Rosso

Nunca vi a los ingleses apasionarse tanto por una elección, como por la que decidió su salida de la Unión Europea y la consiguiente renuncia del Primer Ministro. No sé si tanta pasión era correspondida por la gente común o era un mero ardid de los políticos pero el hecho fue que la “brecha” entre “nos vamos” o “nos quedamos” dominó las primeras planas de los diarios superando lejos al interés por una anodina Copa de Europa, que solo recogió apáticos comentarios de las secciones deportivas de los diarios.
Mi última noche de Londres fue literalmente de miércoles: llovió, tronó, pero me salvé milagrosamente de un gigantesco chaparrón por nanosegundos, al llegar a mi hotel con el último aliento. Volvía de Kentish Town de ver un muy buen show de Vintage Trouble, una auténtica lección de soul con un buen toque de rhythm and blues y baladas de buena cepa. OK, el cantante Ty Taylor se ha aprendido al dedillo el libreto de Sam Cooke, Otis Redding y –a juzgar por su elaborada coreografía escénica- también de James Brown. Pero su despliegue y las ganas que le pone él y sus tres músicos acompañantes, bueno, tarde o temprano te conquistan. Ty conoce todos los trucos del libro del soul: enfundado en traje blanco, como los viejos soulmen de los ’60, vuela con elegancia de un costado al otro de escenario, se pone en cuclillas para escudriñar la platea, pide palmas, coros, repetición de estribillos… Hace como que no escucha y el público, voluntarioso, sube la intensidad de su respuesta. Finalmente, Taylor abandona todo remilgo y surfea por entre las primeras filas. Lo de las filas es un decir, porque el Forum 02 tiene platea de pie, aunque parezca un oximorón, y los que tenemos un poco más de nieve en el techo y nos queremos sentar, nos sentamos cómodamente en el super pulman, desde donde se ve espectacular, sin temor a que te tape la nuca de un lungo bretón. Incluso hay carteles que piden a las tres primeras filas del super pulman que por razones de seguridad no se paren ¡Música para mis oídos!, porque estamos en fila 3, justamente. Digo “estamos”, porque si estoy hoy aquí es gracias a la invitación de Andy Snipper, amigo de más de cuarenta años de amistad, a quienes algunos de ustedes recordarán de los días en que solía mandar su columna “Andy’s London Lines” al Expreso Imaginario y nos desasnaba de tantos grupos primigenios de la era del punk y la new wave cuando aquella información escaseaba en nuestras costas, en aquellos oscuros días de mediados de los ’70. Andy sigue escribiendo sobre música para sitios web ingleses y aquí estamos, después de consumir una cojonuda sopa y unos riquísimos arrolladitos vegetarianos en un deli vietnamita “de rompe y raja”, que está justo enfrente del teatro. Un teatro que alguna vez se llamó “Town & Country” y donde supimos ver a Robyn Hitchcock con mis amigos Fernando Pau y Rafa Hernández en el siglo pasado. (No es chiste: fue en enero del ’87).
Antes del show de Vintage Trouble me sorprendieron muy gratamente los teloneros: una banda de rhythm and blues británica, los Slydigs. Me trajeron el recuerdo de los dorados días del pub rock, y de Dr. Feelgood por su nivel de intensidad rockera. Al final del show corrí al foyer del teatro para hacerme de sus 2 EPs editados hasta ahora, así que espero estrenarlos dentro de poco allá en la radio.
Mientras escribo el borrador de esta noche en mi fiel libreta Norte (número cincuenta y pico… Llevo media vida rockera registrada en mis libretas Norte), el bondi 173 interurbano recorre la hora y cuarto de distancia que separa la ciudad de Bath (entre cuyos suburbios habitan dos célebres Peter: Gabriel y Hammill) y la vecindad de Croscombe, en las afueras de Wells, pueblo que ostenta una importante catedral de un par de cientos de años. Por aquí haré base –como en años anteriores- junto al matrimonio amigo de Jan y Paul, mis anfitriones durante el periplo Glastonburiano.


JUEVES 23: La Previa
Ah, el encanto del jueves a la noche en Glastonbury es algo especial. Como los escenarios principales aún están cerrados, es la noche en que las tribus se reconocen y hay baile por doquier en la zona de los campos temáticos. Entre los paisajes apocalípticos de campos como Block 9, the Unfairground y Shangri-la, hay un mojón de latinidad que se llama, apropiadamente, Glasto Latino y donde decenas de entusiastas se rinden ante los ritmos caribeños. Mojito va, mojito viene y hasta yo me animé a dar mi famoso “pasito del oso” con el son cubano de Son Yambu.
En cuanto al tiempo, llovió bastante en los días previos, pero la gente de mantenimiento del festival hizo bien los deberes y el campo estaba barroso pero bancable. Eso sí, se anuncian un par de chaparrones para el viernes y sábado, así que el famoso “mousse de barro Glastonburiano” puede estar a la vuelta de la esquina. Pero si es así será barro con rock y, como suele decirse, “sarna con gusto…” ¡Que sea rock! La seguimos…

Edición Nº 35 (desde el 29/11 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


Mavirock Revista - GLASTONBURY Y BREXIT, HORA 0Mavirock Revista - GLASTONBURY Y BREXIT, HORA 0Mavirock Revista - GLASTONBURY Y BREXIT, HORA 0
April 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

logomavi3